Blog

Cómo invertir el premio de una lotería o concurso

El viernes 7 de febrero de 2020 cayó en Madrid el tercer premio de la lotería más grande dado (en este caso los Euromillones) Por ello os proponemos las 7 reglas de oro para invertir el dinero de ganado en la Lotería o cualquier otro premio y no acabar más pobre que antes de ganarlo.

1. Quien se acabe de convertir en millonario lo primero que tiene que hacer es no hacer nada. Nada de gritar a los cuatro vientos que hemos sido los agraciados con un premio económico importante, ni salir a descorchar el Champagne a la calle y mucho menos llamar al jefe para decirle que no acudiremos el lunes al trabajo. El anonimato no siempre es posible, pero si, deseable en estos casos.

2. Según la Asociación Europea de Asesoría y Planificación Financiera (EFPA), tres de cada cuatro ganadores de un premio cuantioso económico tienen mucho menos dinero cinco años después de haber ganado el premio. Antes de empezar a pensar como decorar el yate o el nombre de la villa de Barbados tenemos que calcular la cuantía que realmente queda tras el pago a Hacienda. El tanto por ciento a pagar dependerá del tipo de premio; en la Lotería de Navidad, por el premio Gordo o cualquiera que supere los 2.500€ hay que pagar un 20% de impuestos; pero hay otros (como es el caso de los concursos de la televisión) que supera el 50% del total del premio.

3. Ante algo tan abrumador, lo mejor es contratar a un abogado. Este profesional nos ayudará a ver las piedras en el camino que se encuentra cualquier nuevo millonario, y en cuales es mejor no tropezar. 

4. Y también contratar un asesor financiero; quien establecerá objetivos de rentabilidad y planificará las inversiones. Pues de los mayores errores es dejar el dinero estancado: ante una cantidad de Si recibimos 300.000€ sin ninguna rentabilidad, tras 20 años con una inflación media objetivo del BCE del 2% tendríamos menos de 200.000€. Uno de los primeros movimientos que os proponemos es el famoso “tapar agujeros”: eliminar los créditos y deudas.

5. Contratar un seguro de Inversión es el siguiente paso lógico. En la Correduría de Seguros Cover tenemos a vuestra disposición seguros de Inversión y ahorro que pueden ayudaos a mantener de forma responsable vuestro dinero. 

6. Darnos un capricho. Empezar a disfrutar de forma directa lo que hemos ganado. Pero pequeño, nada de gastarnos todo en caprichos y volver con deudas.

7. Invertir el resto. Aquí tenemos que tener en cuenta que concentrar todo el dinero en un mismo foco supone más riesgos que ventajas. La mejor opción es diversificar entre propiedades inmobiliarias (la tónica de los últimos años está en comprar una casa para alquilar y así sacarle partido desde lo antes posible, pero para lo que es necesario un buen seguro de hogar como los ofrecidos por la Correduría de Seguros Cover). Fondos de ahorro en el banco (motivo por el que tener un asesor financiero nos renta, para evitarnos las arduas negociaciones con los bancos). Fondos de inversión suponen un riesgo, a mayor ganancia deseada mayor riesgo; además las opciones son varias: fondos de renta variable, de renta fija o fondos monetarios (la rentabilidad a corto plazo suele ser más alta, pero ante una inversión alta lo mejor es invertir una cantidad “pequeña” a corto plazo y dejar las opciones más atrevidas a largo plazo). Invertir en Bonos del Estado a 10 años (los cuales garantizan una rentabilidad anual aproximada del 1,5%). En Fondos de pensiones (idóneo para los mayores de 30, ya que los jóvenes tienen beneficios fiscales por contratar esta clase de productos) O en los demás: convirtiéndonos en mecenas: ayudando a artistas, escritores, al cine nacional… o colaborando con alguna ONG o asociación que por algún motivo especial o personal, nos atraiga (teniendo en cuenta que ya que las desgravaciones por donaciones llegan hasta el 75%).

Privacy Preference Center