Blog,  Salud

Dónde huir del calor en la ciudad

Ante el aumento de migraciones a la ciudad y la reducción de zonas verdes por la ampliación de zonas de urbanización, la tendencia de algunas ciudades es la creación de bosques urbanos; unos lugares perfectos donde huir del calor en la ciudad, además de mejorar la calidad del aire.

Naciones Unidad publicó hace poco que el 55% de las personas viven en ciudades. Y que, además, en 2050, esa cifra subirá al 68%. Esto hace que aumente la contaminación en las áreas metropolitanas y el espacio urbanizado; por ende, la disminución de las zonas verdes. Esta escasez de plantas, causantes y encargadas de la purificación del aire y el equilibrio de las temperaturas, provoca una peor calidad de vida, enfrentándose a mayores riesgos de salud.

Intentando evitar esto, cada vez están más en boga las ciudades sostenibles; sobre todo después de las recomendaciones del Foro Económico Mundial de plantar bosques urbanos con especies nativas, aunque sean pequeños, intentando luchar contra el cambio climático y la desertización (que crece de manera alarmante cada año en países como España). De hecho uno de los mayores proyectos es el que se está llevando a cabo con la Gran Muralla Verde del Sahara y el Sahel, cuyo objetivo es frenar el avance del desierto.

Uno de los modelos a seguir es el método del botánico japonés Akira Miyawaki,  Los bosques Miyawaki pueden crecer hasta convertirse en ecosistemas maduros en sólo 20 años, un periodo sorprendentemente corto si lo comparamos con los 200 años que puede tardar un bosque en regenerarse por sí mismo. Actúan como oasis para la biodiversidad, apoyando hasta 20 veces más especies que los bosques gestionados no nativos.

Estos bosques urbanos suponen un menor impacto en la pérdida de biodiversidad, la reducción de la contaminación atmosférica y la reducción de las temperaturas y el cambio drástico de las mismas en las zonas aledañas. Así se demuestra en las zonas cercanas de pulmones urbanos como el Parque del Retiro en Madrid, Hyde Park en Londres o Central Park en Nueva York.

Propuesta de la FAO

La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura afirma que estos bosques permiten eliminar contaminantes, reducir el ruido, mejorar las temperaturas, mitigar los efectos del cambio climático, suministrar distintos productos y energía renovable, proteger las fuentes hídricas y prevenir la erosión del suelo y las inundaciones. Para promocionarlos, esta organización facilita ciertas recomendaciones:

  • Promover espacios verdes y bosques urbanos en las agendas políticas (como convertir zonas abandonadas, solares y patios en espacios verdes)
  • Crear y fomentar empleos y oportunidades económicas en torno a los espacios verdes.
  • No todo son bosques, también hay que promover las huertas comunitarias.
  • Aumentar el número de edificios verdes: es decir aquellos que alojan bosques verticales y techos verdes.

Planes de futuro

Por ello, el objetivo para el año 2030, es plantar 500.000 hectáreas de nuevos bosques urbanos y restaurar o mantener otras 300.000 hectáreas de bosques naturales. Intentando mejorar la calidad del aire y creando zonas dónde huir del calor en la ciudad para los vecinos.

En Madrid, dentro del Plan 360, se ha proyectado un bosque metropolitano que sirva como nuevo pulmón verde de la ciudad. Este área de 600 hectáreas pretende empezar con 100.000 árboles de especies autóctonas, para acabar con unos 450.000 árboles.

No te pierdas más datos de interés en nuestro blog, Instagram, Facebook y Linkedin.

Privacy Preference Center