Blog

Trucos para mantener el coche limpio

Entre los árboles, los pájaros, la contaminación… los coches de “duermen” en la calle temen el verano. Y los encargados de lavarlos más. Por eso, aquí te dejamos los trucos para mantener el coche limpio que todo conductor debería saber.

Hay dos tipos de propietarios de coches: los que se lo pasan bien limpiando el coche, lo hacen con mimo y se saben todos los trucos para mantener el coche limpio; y los que atrasan ese momento todo lo posible, aunque luego la tarea sea más ardua por la suciedad de meses acumulada. Sea del que seas, saber una serie de trucos de limpieza te vienen bien, eso sí, recuerda seguir el orden:

Por dentro:

Lo primero que debes limpiar son los huecos, las alfombrillas (si puedes utilizar un compresor de aire para soplar la suciedad incrustada, mejor; si no dispones de uno, puedes utilizar un aspirador potente y un cepillo rígido) y el suelo. Debes empezar aspirando la superficie y los rincones. Después, para lavar la superficie utiliza agua y jabón con una esponja. Limpiar los conductos de aire no se os tiene que olvidar, por toda la suciedad que almacenan no solo provoca malos olores (pareciendo que no lo has limpiado) sino que puede afectar a gente alérgica y asmática. Para su limpieza, lo mejor es el aire comprimido; con un pequeño compresor portátil puedes sacar polvo y suciedad tanto de los conductos de calefacción como del aire acondicionado. Si tu coche tiene filtro de aire, sustitúyelo de vez en cuando, o quítalo y sopla el polvo y la suciedad.

La carrocería.

Uno de los mejores trucos para mantener el coche limpio, es que para la carrocería lo mejor que puedes usar es el champú. Y la mejor herramienta una esponja. Para eliminar restos resistentes como chicles o ciertos excrementos, puedes usar amoniaco en un paño. Una vez hayas acabado, aclara con agua abundante y seca la superficie con una toalla o bayeta de microfibra, que no arañan la pintura y tienen un gran poder de absorción. Si tu coche pasa las noches y los días al aire libre, te recomendamos aplicar en cada estación del año cera a la carrocería para protegerlo al máximo.

Los neumáticos y las llantas.

Para las llantas puedes utilizar cualquiera de los productos que hay en el mercado, pero cuanto menos ácido sea, mejor, porque puede provocar que las llantas pierdan brillo o color. El mejor truco que te podemos dar para limpiar los neumáticos es que utilices Coca-cola ¡haznos caso y prueba, repetirás seguro!

Para los faros.

La incisión de los rayos ultravioleta del sol dejan un efecto cristal empañado. Para arreglarlo puedes aplicar pasta de dientes y frotar la superficie con un trapo. Una vez hecho, es recomendable rematarlo usando limpiacristales para recuperar el brillo.

Cristales.

Las ventanillas y cristales del coche deben ser los últimos elementos que limpies. Puedes utilizar limpiacristales (mejor si no contiene amoníaco) frotado con una esponja. Para dejarlo más limpio, puedes secar la superficie con papel de periódico.

Si con este calor no os apetece seguir nuestros consejos siempre os quedará llevarlo a que os lo laven mientras os tomáis algo fresquito en una terraza ¡ahora que se puede! Pero ¿y la satisfacción personal de ver lo bonito que lo habéis dejado?

Privacy Preference Center